Consejo para docencia sincrónica: compartir pantalla

En esta entrada te propongo que, si todavía no lo has hecho, conozcas una forma muy útil de plantear tus clases sincrónicas: compartir tu pantalla. En el siguiente vídeo te muestro cómo se hace con Google Classroom y te doy algunas orientaciones sobre cómo enfocar las clases.

Docencia sincrónica con cámara

Como sabes, para el desarrollo de las clases sincrónicas una opción es usar una cámara que apunte a la pizarra. De esta forma tanto en clase como en casa pueden seguir tus propuestas. Esta opción presenta algunos inconvenientes. Unos de tipo logístico (pongo la cámara, ajusto la cámara, se cae la cámara) y otros de tipo personal (a mí, que soy muy vergonzoso, no me gusta que mi imagen esté pululando por pantallas insospechadas).  

Con este vídeo quiero que conozcas otra forma de comunicar con tu alumnado: compartir tu pantalla. Para ello necesitarás tener disponible un cañón proyector para conectar tu ordenador y un micrófono (si tu equipo no lo tiene). Si dispones de pizarra digital, puedes hacerlo directamente con ella (y con micro).

La idea es presentar en tu equipo o pizarra el contenido que estimes oportuno:

  • presentaciones que has preparado anteriormente,
  • texto que puedes ir escribiendo, modificando o resaltando sobre la marcha,
  • o imágenes o vídeos.

También puedes usar alguna herramienta sencilla mediante la que puedas ir reforzando tu explicación visualmente, como por ejemplo una pizarra virtual. De esta forma multiplicarás la capacidad de una pizarra normal. 

Compartiendo pantalla podrás mostrar todo tipo de contenido digital.

La parte técnica de compartir pantalla

Vamos a empezar con la parte técnica. Para ello conéctate a tu plataforma preferida. Una vez que estás dentro y tu alumnado conectado, la forma de presentar tu pantalla es clicando, en la parte inferior derecha, en Presentar ahora

Este es el icono clave para presentar: existe en todas las plataformas de videollamada, aunque no sea exactamente igual.

Cuando haces clic sobre este botón se abrirá una nueva ventana en la que aparecen tres opciones:

  • Presentar toda tu pantalla. Luego hablaremos de esta.
  • Compartir una ventana concreta. Puedes elegir esta opción si sabes seguro que todo lo que quieres compartir está en una única ventana (como el navegador o una aplicación concreta).
  • Compartir una pestaña del navegador. Esto sirve cuando tienes contenido multimedia como un vídeo de Youtube en una pestaña y eso es lo único que quieres presentar.

Para que te quede más claro, imagina que quieres ir cambiando de ventana sin que tu alumnado sea consciente de ello. Puede que necesites consultar algo, tengas tu cuaderno en un Excel y no quieras que todos lo vean, o cualquier otra cosa. Entonces mostrar ventana o mostrar pestaña (si lo que presentas estará en un navegador) son las opciones más acertadas.

Sin embargo, desde mi punto de vista, existen muchas más razones para elegir compartir toda tu pantalla. Esta opción te ofrece una mayor versatilidad porque puedes ir cambiando de aplicaciones sin necesidad de estar accediendo todo el tiempo a la herramienta de compartir e ir cambiando de ventana cada vez que lo necesites.

Además si utilizas programas tipo ZoomIt, que ya expliqué en una entrada anterior, esta es la única forma de hacer que tu alumnado pueda ver las anotaciones que haces. Esto se debe a que si solo muestras una ventana concreta, el contenido que tú superpones con Zoomit se considera de una ventana distinta y no se compartirá. 

Una vez que has decidido por ejemplo que vas a mostrar toda la pantalla, clicas sobre esta opción y te aparecerá una nueva ventana en la que debes elegir qué pantalla quieres compartir. Como ves más abajo, en mi caso tengo dos pantallas por lo que elegiré una de ellas clicando sobre la imagen que la representa.

Si únicamente dispones de una pantalla asegúrate de hacer clic sobre su imagen (ver imagen). Si no lo haces el botón Compartir no se habilitará, permanecerá en gris y te puedes desesperar. Te lo digo por experiencia.  

Para que se habilite el botón de compartir debes clicar sobre la imagen de la pantalla, aunque solo tengas una

Desde el momento en que haces clic en ‘Compartir’ se empieza a presentar tu pantalla al resto de integrantes. Para indicártelo aparece un aviso en el que te recuerda que estás compartiendo la pantalla.

Si clicas en Dejar de compartir el alumnado de casa dejará de ver lo que tienes en pantalla. Si clicas en Ocultar el recordatorio que ves en la imagen anterior desaparecerá. De todas formas, siempre puedes ir a tu ventana normal de Classroom y clicar en el botón Dejar de presentar. No te preocupes, que se ve bien: aparece en el centro de la pantalla. De esta forma finalizarás la presentación, aunque no la reunión. Para terminar la reunión tendrías que darle a colgar (el icono del teléfono). 

Ya comparto pantalla: ¿ahora qué?

Una vez que estás compartiendo tu pantalla el alumnado que esté conectado verá todo lo que tú estás haciendo sobre ella. Esto te ofrece muchas posibilidades porque tú puedes presentarle el contenido que estimes conveniente: aquel con el que te sientas más seguro y te funcione mejor. Puesto que estás a la vez compartiendo mediante el proyector, en clase y en casa podrán ver el mismo contenido y a la vez escucharte.  

Una vez que los alumnos ven tu pantalla tú eliges qué contenido compartir: texto, imágenes, presentaciones, multimedia…

También tienes varias aplicaciones que pueden simular una pizarra en tu ordenador. Si estás utilizando Windows, la pizarra de Microsoft (Whiteboard) me gusta mucho. Es potente pero a la vez sencilla. De todas formas hay gran cantidad de aplicaciones que sirven para lo mismo. Incluso las hay online, como por ejemplo miro o Jamboard que es la pizarra colaborativa de Google. 

Si lo que te interesa es escribir sobre el contenido que estás mostrando (las herramientas anteriores no te permiten hacerlo) una herramientas muy versátiles. Yo uso ZoomIt, que es gratuita. Esta herramienta te permite ‘congelar’ el contenido de tu pantalla y superponer contenido visual: formas, flechas, líneas y texto en diversos colores. Es una buena forma de reforzar lo que estás presentando. Como añadido, también te permite acercarte a ciertas partes de la pantalla para enfatizar contenidos. 

En conclusión, te invito a que te animes a compartir tu pantalla en tus clases sincrónicas. Es una forma de hacerlas tan interactivas o más que si usaras una cámara y te evitas un dispositivo extra (cuestiones de imagen aparte).

Gracias por estar ahí y hasta la próxima entrada.