Escoge bien tus palabras cuando busques en Google

Puede ser útil saber cómo Google elige y organiza los resultados para mostrártelos, ya que de esta forma podrás utilizar ese conocimiento a tu favor cuando vayas a tratar de encontrar algo. 

El método (algoritmo) que utiliza el famoso buscador para hacer esto es secreto, pero sabemos algunas de las reglas que sigue:

  • Google organiza (indexa) las páginas en función de su contenido, para lo que al rastrear un sitio o una página se fija en el título, la descripción, los encabezados y el contenido (tanto texto como fotos). Y aquí viene algo importante, con toda esa información trata de identificar cuáles son las palabras clave del sitio y relacionarlas con la lista de palabras clave que ha ido identificando a lo largo y ancho de toda la red. Extraídas estas palabras clave las asocia a tu sitio quedando todo junto almacenado y organizado, como si de un diccionario se tratase. El resultado final de esta labor será una base de datos en la que se guardan las palabras clave que ha recopilado y se enlazan con los sitios web rastreados.
  • Cuando tratas de buscar algo introducirás unas palabras en la caja de texto del buscador. Google extrae de tus palabras las que él considera que son tus palabras clave y trata de enlazarlas con las que conoce, que a su vez están relacionadas con sitios web. El resultado de esto es que Google encontrará referencias en su índice, generalmente más de una.
  • Localizadas las páginas web relacionadas con tu búsqueda las preparará y ordenará según la relevancia que él considera que tendrán para ti. Para ello se basa en tus búsquedas anteriores, en lo que el considera información fresca novedosa, en las búsquedas más relevantes y/o populares (lo que la gente ha escoge al buscar de la misma forma que tú) y finalmente en la autoridad de las páginas. Aunque se desconozca generalmente este tema, Google dispone de un equipo de personas (más de 10.000 empleados) que tratan de juzgar la calidad de las búsquedas siguiendo estos principios de frescura, relevancia y autoridad, haciendo continuas modificaciones a cómo se comporta Google. Estos calificadores asignan puntuaciones bajas a las páginas ‘creadas deliberadamente para engañar a los usuarios’. Sí, lo sé, esto a veces no lo consiguen muy bien, pero supuestamente lo intentan. 

Y ahora que sabemos esto, ¿de qué nos sirve?. Bueno, ahí van algunos consejos:

  • Ejercita tu capacidad crítica: aunque se trate de mostrar sitios con ‘autoridad’ tal y como he explicado no te creas que todos los resultados que obtengas serán fiables.
  • Acostúmbrate a buscar en forma de ‘palabras clave’. Si no lo indicas explícitamente, obtendrás como resultados páginas que contienen todas las palabras clave que utilices, excepto que no encuentre resultados para todas. En este caso mostrará resultados quitando una o varias palabras, mostrándotelo visualmente con la palabra tachada debajo de la descripción del resultado.
  • Aunque busques por palabras clave, puede ser que introducir ligeras modificaciones altere levemente los resultados de búsqueda. Sin entrar en mucha profundidad, puedes hacer pruebas para comprobar las diferencias entre buscar pájaro, un pájaro, o el pájaro. Como te darás cuenta, un pequeño cambio puede ser muy significativo.
  • No siempre lo primero que encuentras es lo mejor o lo que necesitas: retroalimenta la búsqueda con los resultados que vas obteniendo, de forma que lo que Google considera relevante para ti se vaya convirtiendo en lo que tú mismo consideras que es interesante.
  • Ah, otra cosa curiosa: escribiendo la misma frase hoy y dentro de un mes puede ser que no encuentres lo mismo.

Por último, ten en cuenta ciertas obviedades que pueden no ser tan obvias: 

  • No es lo mismo tren que trenza: Google no busca partes de palabras sino palabras completas. 
  • Ten cuidado con las palabras homónimas.
  • Te aconsejo que sigas las reglas ortográficas y de acentuación, pero como curiosidad para Google es lo mismo ‘pajaro’  y ‘pájaro’, ‘esmeralda’ y ‘Esmeralda’ u ‘hola amigo’ y ‘hola, amigo’: no tiene en cuenta acentos, mayúsculas/minúsculas ni la mayoría de signos de puntuación.
  • También te habrás dado cuenta de que cuando cometes un fallo ortográfico Google trata de corregirlo. Busca caveza y lo verás. De todas formas insisto, seguir las reglas ortográficas no solo es bueno para la vista sino también para obtener mejores resultados de búsqueda.
  • El orden de las palabras importa relativamente.
  • Sí que importa el país desde el que se busca.
  • Suele ignorar palabras cortas como los, las, el, en, que, etc.