Valores límite: Pruebas de caja negra

La técnica de análisis de los valores límite se basa en el hecho heurístico de que los errores tienden a producirse con más probabilidad en los valores extremos de los posibles valores de entrada.

Esta técnica, que puede considerarse una expansión de la idea de partición de equivalencia, se puede usar siempre que la entrada a analizar tenga definidos esos límites en la especificación de los requerimientos. En realidad no es que se pueda, sino que se debe usar en tales casos.

Los valores elegidos para los casos de prueba son justo aquellos que están por encima o por debajo de los márgenes de las clases de equivalencia.

Los valores límite no solo se exploran en los datos de entrada, sino que también pueden estudiar las condiciones de salida.

Aplicación del análisis de valores límite

Si una condición para un dato de entrada i especifica un rango de valores definido como n <= i <= m, los casos de prueba resultantes de aplicar el análisis de valores límite corresponden a n-1, n, n+1, m-1, m y m+1.

Por ejemplo, si el dato de entrada corresponde a un número que nos indica el día de la semana en el que estamos, deberíamos definir el rango de valores válidos como: 1 <= día <= 7. En ese caso, los casos de prueba resultantes a aplicar serían 0, 1, 2, 6, 7 y 8.

Valores límite
Análisis de los valores límite

Valores límite en entradas con varios valores

Cuando una entrada indica que se deben introducir varios valores, se deben diseñar casos de prueba considerando el número de valores como un rango de valores de forma que apliquemos a ese rango los valores límite para que el usuario tenga que introducir n-1, n, n+1, m-1, m y m+1 valores.

Por ejemplo, imagina un programa que recoge un mínimo de 3 notas y un máximo de 9 para elaborar una nota media de prácticas realizadas. Deberíamos elaborar casos de prueba en los que el usuario deba introducir 2, 3, 4, 8, 9 y 10 notas.

Valores límite en los datos de salida

Como he dicho antes, si te es posible también debes aplicar este tipo de pruebas a los datos de salida. Imagina que en el ejemplo último, la nota media que va a obtenerse como salida debe estar entre 0 y 10, deberías usar el análisis de valores límite con el fin de crear casos de prueba que generen los siguientes valores de notas medias: -1, 0, 1, 9, 10 y 11.

Por otro lado, supón que tienes un programa que estudiando los datos de compra de los usuarios de un supermercado obtenga una lista con los 5 productos más comprados. En ese caso deberíamos tratar de generar casos de prueba para que el programa genere una lista con 4 elementos, otra con 5 y otra con 6.

Ahora bien, ten en cuenta que no siempre podrás conseguir entradas que te permitan generar resultados fuera del rango de salidas. En los casos anteriores, a no ser que el programa esté mal diseñado y/o codificado difícilmente conseguirás medias de -1 o de 11 (debería permitirte introducir notas negativas o notas mayores de 10) o una lista con los 6 productos más vendidos. Sin embargo, sí que podrías obtener una lista con 4 productos si en los datos de ventas sólo se incluyen 4 productos.